Entrevista

La entrevista de Counseling

La aplicación práctica más inmediata de este modelo es la entrevista.

Las entrevistas pueden ser con alumnos, padres o profesores. Las aportaciones de los distintos enfoques del counseling tienen una incidencia directa en la práctica de la entrevista individualizada.

Toda entrevista es un proceso de comunicación, porque se basa en una relación interpersonal entre dos o más personas (cara a cara), programada (no un mero encuentro casual) y con una finalidad de facilitación del crecimiento personal en la persona entrevistada.

La comunicación es un proceso interpersonal en el que los participantes expresan algo de sí mismos, a través de signos verbales o no verbales, con la intención de influir de algún modo en la conducta del otro (Marroquín y Villa, 1995).

Pero todo orientador debe tener en cuenta que en el proceso de comunicación que se establece en la entrevista con el orientado se producen conductas, tanto observables como no observables y estas últimas actúan como filtros que, al interpretar los mensajes, distorsionan el contenido del mensaje.

  • Niveles de actuación de la entrevista

La entrevista en el counseling, al utilizar el diálogo, la conversación, las preguntas, etc., es una herramienta que provoca cambios, tanto a nivel cognitivo como emocional y, como consecuencia, en el conductual.

a)      Nivel cognitivo

Lo primero que el orientador debe realizar en la entrevista de relación de ayuda es llegar al conocimiento de cuál es el modelo representacional de la realidad que posee el entrevistado, con el fin de que éste la pueda reestructurar nuevamente cambiando su visión de la realidad: no son los hechos o los acontecimientos externos los que cambian, sino el sentido que se atribuye a la realidad (Madrid, J., 1986).

Ellis y Harper (1975) definieron diez posibles distorsiones cognitivas que el orientador debe saber identificar en la entrevista de ayuda, a fin de detectarlas en el orientado, para confrontarlas y así poder modificar su esquema cognitivo.

Los pensamientos o ideas irracionales más frecuentes que distorsionan el ámbito cognitivo han sido recopilados por Marroquín y Villa (1997):

. Polarización: Se refiere a la tendencia a evaluar las propias cualidades personales en categorías dicotómicas extremas (todo o nada): la forma de pensamiento (todo o nada) contribuye la base del perfeccionismo y nos enfrenta al temor de cometer cualquier error o imperfección, puesto que ello llevará consigo la constatación de fracaso total.

2°. Filtro Mental: Tendencia a elegir un detalle negativo de una situación, fijándose en él de una manera tan exclusiva que el resto de la realidad queda oscurecida y difuminada. Dado que no existe conciencia de este “proceso de filtrado” la persona llega a la conclusión de que todo lo que le sucede es negativo.

3°. Lectura del pensamiento: Se da cuando creemos adivinar todo lo que los demás están pensando, cuando creemos sus motivaciones ocultas, cuando predecimos sus futuros comportamientos hacia nosotros. Todo ello teñido de un carácter negativo y distorsionado. La situación se agrava cuando existe el mecanismo de la proyección, por el que cada uno se imagina que la otra persona piensa, se motiva y actúa de la misma manera que nosotros lo haríamos en la misma situación.

4°. Generalización excesiva: Tiene lugar cuando se llega a una conclusión general a partir de un incidente, que ha sucedido en alguna ocasión o momento dado (expresiones, “nunca tendré suerte”, “nunca podré”, “todos los hombres son iguales”, etc.).

Razonamiento emocional: Tomamos nuestras propias emociones como prueba objetiva, a falta de datos objetivos. Los sentimientos reflejan los pensamientos y creencias. (Ej. “me siento como un inútil, por consiguiente soy un inútil”).

Personalización: Esta situación nos sitúa como en el centro de cualquier problemática, bien haciéndonos asumir una responsabilidad ante un hecho negativo
-aún sin fundamento para ello-, bien considerando que lo que la gente hace o dice manifiesta una reacción hacia nosotros. (Ej. los padres que se culpabilizan porque su hijo es drogadicto, a pesar de haberse esforzado por haberle dado la mejor educación).

7°. Enunciaciones “debería”: Son imperativos absolutos dirigidos hacia nosotros mismos (‘tendría que”, “debería hacer”), o hacia los demás (querernos que los demás se acomoden a los “debería” que yo he construido para ellos). Las consecuencias se expresarán en términos de amargura, frustración o cinismo.

8°. Etiquetación: Consiste en catalogar de un modo simplista y rígido a los demás o a uno mismo, a partir de un detalle aislado o parcial.

9°. Catastrofismo o Magnificación: Tendencia a expresar siempre lo peor del futuro. Su consecuencia es la infelicidad derivada de la imposibilidad de encontrar una alternativa que no sea susceptible de una interpretación negativa.

10°. Evasión de. control: La vida se percibe corno algo sobre lo que no se tiene control. Suelen crear depresión y fatalismo, aunque existe una justificación que supone una posición cómoda, puesto que los esfuerzos por intentar evitar determinados comportamientos ni siquiera se intentan, ya que no son posibles ni están en nuestras manos.

b)     Nivel emocional

Básicamente, es el pensamiento el que motiva las emociones y sentimientos y ambos determinan el comportamiento en cada momento.

Albert Ellis (1981) parte del principio de que “las personas directamente no reaccionan emocional o conductualmente ante los acontecimientos que encuentran en su vida; más bien, las personas causan sus propias reacciones según la forma en que interpreten o valoran los acontecimientos que experimentan”.

Debido a que las emociones juegan un papel primordial en la entrevista, es importante que el entrevistador posea las destrezas, tanto de saber identificar dichas emociones, como de facilitar la expresión emocional del entrevistado

Para Marroquín y Villa (1995) la adecuación de las emociones o sentimientos proviene de dos factores:

a) Estimación real del estímulo: es la apreciación realista de las diversas circunstancias, experiencias o estímulos ambientales (ej. puede ser natural tener un sentimiento de tristeza por una desgracia acontecida a un ser querido, pero no lo es un sentimiento consistente de desesperación).

b) La distinción entre el objetivo pretendido, como imperativo necesario o simplemente preferencial: es saber diferenciar nuestras preferencias (ser querido, admirado, tener dinero, etc.) de nuestras necesidades imperiosas; el problema de la inadecuación comienza cuando convertimos esos deseos en necesidades que hay que conseguir a toda costa, de manera que si no las alcanzamos, se producen consecuencias emocionales de carácter catastrófico, totalmente desproporcionadas, ya que habíamos hecho depender nuestra felicidad de la consecución de dicho objetivo.

Esto no supone que existan emociones o sentimientos buenos o malos; todos ellos deben ser aceptados, pero lo que hay que procurar es que sean adecuados, es decir provengan de una valoración real y objetiva de los estímulos ambientales que provocan.

Barreto, Arranz y Molero (1997), nos ofrecen algunas sugerencias útiles para el manejo de emociones:

a) Permitir la expresión de la emoción: respetar silencios y permitir el llanto.

b) Dar mensajes congruentes de comprensión y ayuda.

c) No dar falsas esperanzas: son increíbles y pueden generar desconfianza.

d) Preguntar necesidades, no presuponer nada de lo que el entrevistado nos pueda decir.

e) Sugerir distracción: el pensamiento continuo sobre el dolor lo agudiza.

f) Mantener la mirada de interés y comprensión. Sentir la empatía a través de conductas no verbales alivia.

g) Contacto físico y proximidad: la cercanía acoge y favorece la intimidad y la confianza.

Guía para el desarrollo de una entrevista

El éxito de una entrevista va a depender de que el entrevistador conozca los aspectos de la misma y sepa aplicarlos de forma sistemática. Martorell (1997) nos propone una guía para su desarrollo, con el fin de evitar que se cometan errores y fallos que pueden hacerla fracasar:

a)      Toda entrevista debe tener un objetivo, que ha de ser conocido por el entrevistador y tomado como referencia para organizar su contenido.
b)     Toda entrevista debe ser preparada con antelación; con ello se evitará, por ejemplo, hacer preguntas no relacionadas con los objetivos. Las preguntas clave deben estar preparadas de antemano y, sobre ellas, se ha de elaborar el guión de la misma.

c)      Asegúrese de que no va a ser interrumpido, evite todo tipo de distracciones; evite las mesas y las sillas inadecuadas.

d)     Durante el desarrollo de la entrevista tome el “control” y manténgalo todo el tiempo, No arguya o debata con el entrevistado. Recuerde que su opinión (la del entrevistador) es irrelevante.

e)      Al principio de la entrevista haga un pequeño resumen de lo que se va a tratar, incidiendo en que las preguntas deben ser respondidas con toda libertad y honestidad. Asimismo, evite hacer preguntas impertinentes o intimidatorias. Recuerde que una entrevista no es un interrogatorio.

f)       Hable claro, utilice un tono de voz y un volumen adecuados; es importante que el entrevistado le oiga sin dificultad.

g)      Cuide el rapport durante la entrevista y recuerde la importancia del lenguaje no verbal.

h)     Mantenga el contacto ocular, sin ser intrusivo o agresivo.

i)        Recuerde que hay momentos en los que hay que saber estar en silencio; las pausas que se producen entre verbalizaciones pueden indicar que el entrevistado tiene algo más que decir.

j)       Si el entrevistado llega ansioso, hostil, etc., cuide especialmente el tipo de preguntas con las que va a comenzar, para ir centrándole más en los hechos que en los sentimientos.

k)      Hay que tener presente la importancia que tiene el saber dirigir al cliente para que él mismo vaya encontrando las respuestas a sus problemas.

l)        La memoria es poco fiable, tome notas. Sin embargo, intente no perder el contacto ocular o piérdalo lo menos posible mientras realiza esta tarea.

m)   No efectúe demasiadas entrevistas seguidas, haga descansos breves; ello le ayudará a trabajar mejor.

 

 

Esta entrada fue publicada en Counseling. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Entrevista

  1. Pingback: Modelo counseling | paseopsicopedagogico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s